Ajedrez Caballeros del Tablero
31Jul/141

Jaque mate de Mrs. Peel

La dama negra que inspiró a toda una generación.
Qué Batichica ni que Gatubella, Emma Peel destrozaba corazones… y daba mates por capítulo. La recuerdan?

Archivado en: Videos 1 Comentario
30Jul/141

Aronian – Nakamura a 3 minutos con 2 segs. de incremento

En el Campeonato Mundial de Blitz 2014, el armenio se impuso sobre el experimentado jugador de partidas bullet en el internet. Parece que sobre el tablero no es lo mismo para el GM norteamericano, y se le atragantan los GM de élite.
Esta partida muestra a un Aronian impasible aún con segundos en el reloj. Digno de observar como afianza el punto con técnica impecable y ningún descuido.

Archivado en: Videos 1 Comentario
23Jul/140

La deducción de Sherlock

Como prometí, aquí les pongo la solución al problema de la semana pasada.

problema sherlock

¿Qué pieza es la que está en h4?
Dejo a Smullyan relatarlo:

Ansiosos, los tres nos sentamos a la mesa de ajedrez;  Holmes se quedó de pie, disertando; parecía un profesor dirigiéndose a tres estudiantes universitarios.
—La primera pista —comenzó Holmes— es obviamente que el rey negro está en jaque de la torre en d7. ¿Cómo hicieron las blancas para dar ese jaque? Esto me detuvo por un minuto, hasta que me di cuenta de que la última jugada del blanco debe haber si­do un peón en c7 comiendo una pieza negra en d8 y coronándose torre blanca.
—Sí -sonrió Robert Palmerston— ésa fue una de mis jugadas excéntricas.
Holmes continuó: -Pues bien, la siguiente pregunta que consideré fue ¿qué pieza blanca en d8 había comido el peón blanco? No podía ser una torre, ya que dicha torre estaría poniendo en jaque al rey blanco, y no habría tenido casilla de donde venir para dar ese jaque. Tampoco podría una pieza blanca —suponiendo que la pieza desconocida fuera blanca— haber movido de cualquiera de las casillas e8, f8 ó g8 para descubrir este jaque. Por lo tanto, la pieza negra recién comida en d8 no fue una torre. De igual manera, no pudo haber sido una dama.
—Un momento -interrumpí sin pensar-, ¿Por qué no podría haber sido una dama negra que vino en diagonal, por ejemplo desde b6?
—Porque —dijo Holmes— antes de que la pieza fuera comiida, había un peón en c7. —Me sentí como un tonto, y decidí no
volver a interrumpir. —Por lo tanto —continuó Holmes— la pieza debe haber sido un caballo o un alfd.
-Un momento —dije, olvidando mi decisión.- ¿Cómo es posible que sea un caballo negro, si ya hay dos caballos negros en el tablero?
—Dígame, Watson —dijo Holmes algo irritado- ¿por qué siempre descarta la posibilidad de una subcoronación? —Sintiéndome más tonto que nunca, decidí por segunda vez limitarme a escuchar.
—Por supuesto podría haber sido un caballo —prosiguió Holmes-. Sólo que si lo fue, entonces éste o cualquiera de los otros dos caballos i egros debe haber sido promovido.’ -Por alguna oculta razón, Arthur Palmerston empalideció al oír esto. -Por otro lado —continuó Holmes— si fue un alfil, debe haber sido un alfil pro­movido.
En este punto nuevamente no pude contenerme: — ¿Por qué? -pregunté.
—Porque — contestó Holmes, esta vez con más cortesía— el alfil original en f8 cayó en su propia casilla, ya que ninguno de los peones en e7 y g7 ha movido para dejarlo salir.
—Claro — repliqué.
—Pues bien —continuó Holmes- en este punto me di cuenta de que en algún momento en el transcurso de la partida, un peón blanco también se había subcoronado.
— ¡Es sorprendente! —dijo Arthur Palmerston.— En efecto, subcoroné, y esa fue una de mis jugadas excéntricas. Robert y yo predijimos que descubriría la subcoronación de Robert, ¡pero me sorprende que haya encontrado pistas que lo guiaran hasta la mía!
—Son elementales —dijo Holmes— de verdad elementales. La parte más interesante del análisis está por venir. Ahora bien, a esta altura estaba en condiciones de deducir que la pieza faltante era blanca.
—¿Cómo? —inquirió Robert Palmerston.
-No podía ser una torre o una dama negras, ya que en ese caso ambos reyes estarían ahora simultáneamente en jaque.
-Ya veo.
—No podía ser un peón negro, ya que sólo falta un peón blanco, que ya sabemos se coronó alfil o caballo. Finalmente, no pudo haber sido otro caballo negro, ni el alfil en f8 ni, por supuesto, otro alfil promovido, ya que esto involucraría una coronación extra, y sólo falta un peón negro. Por lo tanto la pieza desconocida debe ser blanca.
— ¡Brillante! —aseguró Robert Palmerston.
—Ahora viene la parte difícil —dijo Holmes.— ¿Qué pieza blanca es? Evidentemente no puede ser un peón, ya que el único peón blanco que falta se coronó torre. En consecuencia, la desco­nocida es una dama, una torre, un alfil o un caballo, pero, ¿cuál? Al principio traté de eliminar posibilidades una por una, pero no tuve éxito. En este punto empecé a sospechar con tristeza que el problema no tuviera solución. ¡Pero repentinamente tuve una idea! Si resultaba -y resultó- ¡podría eliminar tres de las cuatro posibilidades de un solo golpe!
—Primero me pregunté cuál de los peones negros se había coronado. No tuve problema; el peón en a6 venía de b7, los peones de c5 y d6 deben haber venido desde c7 y d7, por lo tanto el peón en c4 debe haber venido desde f7. En consecuencia, el peón faltan- te viene de h7. Entonces me pregunté, ¿en qué casilla se coronó el peón faltante ? Esto también fue bastante fácil; no pudo haber marchado derecho por la fila h, ya que el peón blanco en h2 aún no ha movido. Por lo tanto el peón negro comió por lo menos una pieza. No pudo haber comido más de una pieza ya que hay once piezas blancas en el tablero, incluso la desconocida en h4, de la que ahora sabemos es blanca. Por lo tanto faltan cinco piezas blancas. Una de ellas fue comida por el peón en aó; otras tres fueron comi­das por el peón en c4, que a su vez vino de f7. Esto justifica cuatro de las cinco faltantes, por lp tanto el peón en h7 no pudo haber co­mido más de una. De esta manera, este peón comió exactamente una pieza, la cual se coronó en gl.
—Saben —interrumpió Arthur Palmerston— ¡realmente es al­go extraño lo que se siente cuando nuestras jugadas pasadas han sido rastreadas con tanta precisión por la lógica más inflexible!
—Bien —dijo Holmes riéndose— el final ya está casi a la vista, y ahora viene la parte más delicada de todo el análisis. Por alguna razón me dejó intrigado la siguiente pregunta: sabemos que el peón en h7 comió una pieza blanca en algún lugar de la fila g, pero, ¿en qué casilla? A primera vista pareciera que fue en g2 detrás del peón blanco en g3. Pero, ¿es eso necesariamente cierto? ¿En realidad no
pudo el peón en g3 haber venido de f2, dejando la fila g libre para el avance del peón negro? Bien, supongamos que el peón en g3 real­mente vino de f2, en ese caso comió una pieza. Eso significa que el peón en d8 -ahora bajo la forma de una torre promovida- tiene que haber venido desde g2, habiendo comido cinco piezas; cuatro para ir desde g2 hasta c6, y una más para ir desde c7 hasta d8. Esta posibilidad entraña un total de seis piezas negras comidas. Ahora, hay exactamente seis piezas negras que faltan, ¡asi que a primera vista lo que dije parecería posible!
—¿Y por qué no es posible? -pregunté.
—¡Ah, Watson! —contestó Holmes casi con perversidad— ¡no debemos olvidar que el alfil negro en f8 nunca salió al tablero, sino que fue comido en su propia casilla!
—Por supuesto —repliqué.
—Así que, caballeros, esta posibilidad ¡incluiría una pieza más que fue comida! De ahí que el peón en g3 no vino desde f2. Y el peón negro coronado sí comió una pieza en g2.
—¿Por qué habla con tanto lujo de detalles? —pregunté— ¿Es en realidad relevante?
—¿Que si es relevante? —dijo Holmes, casi gritando.— ¡Relevante! ¡Esto resuelve todo el problema! —exclamó con aire de triunfo.
—¿Cómo? —pregunté.
—Porque g2 es una casilla blanca. Por tanto, el peón blanco coronado comió en una casilla blanca. Y el peón en a6 comió su pieza en una casilla blanca. Y el peón en c4 comió sus tres piezas en casillas blancas. Entonces todas las cinco piezas blancas faltantes fueron comidas en casillas blancas. Pero, la única pieza blanca que no puede ser comida en una casilla blanca es el alfil en el. Si la pieza desconocida en h4 no es el alfil que acabo de mencionar, entonces este alfil tendría que ser una de las cinco piezas faltantes, comida en una casilla blanca: lo cual es imposible. Por tanto, caballeros, vuestra misteriosa pieza es un alfil blanco.
Los tres permanecimos sentados, enmudecidos. Había sido una de las deducciones lógicas más sorprendentes que yo hubiera visto. Si para mí todo esto fue sorprendente, puedo imaginarme el efecto pavoroso que debe de haber tenido en los jugadores que en todo momento sabían que se trataba de un alfil. Y en ese momento, como por capricho del destino, el mayordomo solemnemente entró en la habitación sosteniendo el alfil blanco en la mano y, depositándolo sobre la mesa, anunció: —La pieza faltante ha sido hallada, caballeros.

Hay que comprar ese libro. En español está editado por Gedisa y se llama "Juegos y problemas de ajedrez para Sherlock Holmes"
Disfruté también (y resolví todos los problemas!) "The chess mysteries of the arabian knights" Con nombre en español mal traducido , también de Gedisa, como "Juegos de ajedrez y los misteriosos caballos de Arabia".

23Jul/140

Una partida de altura

Quiero uno!!! Pero yaaaaa!

21Jul/140

Qué son las “Tablas Nalimov”

Por JSB
Las famosas bases de tablas de finales de ajedrez.
TablasNalimov

El ajedrez, con sus 32 piezas en 64 escaques es un juego en el que durante una parte larga de su desarrollo es prácticamente imposible calcular todas las variantes legales que se pueden presentar. Los jugadores expertos conocen patrones posicionales, trucos tácticos y algunas variantes probadas de apertura que les aseguran un juego manejable y con chances moderadamente iguales.

Los programas para jugar ajedrez están ideados para combinar el cálculo bruto de variantes posibles, con evaluaciones aritméticas que califican indicadores como seguridad del rey, amenazas inmediatas, valor de las piezas, movilidad de las mismas, ganancia de espacio, variantes de aperturas conocidas y analizadas exhaustivamente, etc. Y se requiere un procesador potente (o varios), memoria ram suficiente y... tiempo para los cálculos en posiciones complejas.

Estos programas parten de la ponderación de posibilidades a futuro, esto es, deducen lo que posiblemente suceda, según valoraciones mejores o peores, y según la habilidad programadora de sus creadores.

Pero existe otro planteamiento que de hecho es exactamente al revés.
¿Por que no, partir de un tablero vacío y colocar el mínimo de piezas necesarias para un mate y a partir de una posición dada (por ejemplo un mate de dama y rey contra rey) deducir todas las jugadas posibles anteriores del bando que hizo la última?, cuando se tengan todas, deducir todas las posibles para el otro bando, y así en secuencia retrógrada hasta dar con todas las jugadas posibles para esas piezas.

En su excelente página web, Tim Krabbé lo explica mejor:

"La idea es que una base de datos de finales está compuesta de todas las posiciones posibles con un material dado. Después, una sub-base de datos está compuesta por todas las posiciones donde el negro está mate. Después, una donde el blanco puede dar mate. Después, una donde el negro no puede parar al Blanco dando mate al siguiente movimiento. Después, una donde el Blanco siempre puede alcanzar una posición donde el Negro no pueda parar un mate al siguiente movimiento. Y así sucesivamente, siempre un paso más alla del mate hasta que se encuentran todas las posiciones posibles. Entonces, todas estas posiciones son enlazadas hacia atrás para dar mate según el camino más corto a través de la base de datos. Esto significa que, aparte de los movimientos 'equi-óptimos', todos los movimientos en este camino son perfectos: los movimientos del Blanco siempre conducen al mate más rápido, el movimiento del Negro siempre conducen al mate más lento."

En pocas palabras, las bases de finales son una colección de TODAS las posiciones posibles con un determinado número de piezas. Esto significa que los programas de ajedrez que tienen acceso a esas colecciones de posiciones no necesitan "pensar" (deducir, calcular) un final. Simplemente escogen la secuencia ganadora (o la que hace tablas, según el caso).

Hasta hace unos pocos años estas colecciones de posiciones ya tenían todas las posiciones de los finales de hasta 6 piezas (peones incluidos). Estas bases de datos están a la venta, pero tenerlas en nuestro equipo ocupa una cantidad muy grande de espacio en el disco duro, de ahí que se puedan usar conexiones online para revisarlas.

Nalimov fue uno de los primeros programadores que lograron completar esa colección, de ahí que se conozcan como "Tablas Nalimov". Esas tablas se pueden consultar gratuitamente en varios sitios de internet. La dirección más conocida es http://www.shredderchess.com/online-chess/online-databases/endgame-database.html.

Hace un par de años, otro programador utilizó una supercomputadora de una universidad rusa (que tardó varios años en hacer los cálculos) para obtener todas las posiciones posibles para finales de hasta 7 piezas y esas tablas se llaman ahora "tablas Lomonosov" recordando el nombre de la Universidad. Estas bases ocupan más de 40 Tera-bytes de espacio,lo que las hace prácticamente inutilizables a nivel comercial. Cada pieza que se aumente a los cálculos, aumenta proporcionalmente la cantidad de posicio nesy obviamente el tiempo que lleva obtener todas las posiciones comprobadas.

Si se extrapolan los hallazgos en finales de menos de 8 piezas a las predicciones de 8 a 10 piezas, es impactante que las jugadas necesarias se dupliquen. Haworth proporciona una gráfica logarítmica que muestra que hay un 80% de probabilidades de que para un final con 10 piezas (peones incluidos) exista un mate forzado en más de... 5000 jugadas (!!!)

De ahí que se puedan predecir por ejemplo, mates en 500 o más jugadas con las tablas actuales, sin equivoco alguno.

La cantidad de movimientos que una posición compleja necesita para llegar a un mate final, es muchas veces incomprensible para nuestra mente, que no puede calcular más de unas pocas jugadas adelante. No existe patrón de comportamiento en el desarrollo de movimientos. Solo que sabemos que son los obligados para llegar al mate.

Así lo expresó el mismo Tim Krabbé, en la web que mencioné arriba:

"Estos movimientos están más allá de la comprehensión. Un GM no sería mejor en este tipo de final que alguien que hubiera aprendido a jugar al ajedrez ayer (refiriendose a posiciones de mate en 262 jugadas obligadas). Es un tipo de ajedrez que no tiene nada que ver con el ajedrez, un ajedrez que nunca se podría haber imaginado sin ordenadores. Los movimientos de Stiller son impresionantes, casi dan miedo, porque sabes que son verdad el Algoritmo de Dios. Es como si fuera revelado el Sentido de la Vida, pero no comprendieras ni una palabra"

He aquí una posición de mate forzado descubierto en 2013.
(Es posible avanzar con las flechas del teclado una vez que se da click sobre la primera jugada)

Mate en 549
Universidad Lomonosov, Moscú, Agosto 2012.

Partida de la base de Guy Haworth, University of Reading, Chess Endgame Records.
Nota: equivocadamente había escrito que las tablas Lomonosov ocupaban 40 gigabytes en lugar de terabytes.

17Jul/140

Ajedrez y Sherlock Holmes

smullyan

Raymond Smullyan es un reconocido matemático, lógico, filósofo, mago y humorista norteamericano que tiene una buena cantidad de problemas de ajedrez poco convencionales.
Entre sus libros sobre ese tema, destaca "The chess mysteries of Sherlock Holmes", en el que a través de una serie de entrañables relatos nos presenta escenas donde el detective inglés, en sus ratos libres, visita clubes de ajedrez con su inseparable Dr. Watson resolviendo enigmas ajedrecísticos a diestra y siniestra. El asunto entretenido de los problemas que presenta Smullyan en el libro es que se trata de problemas de "análisis retrospectivo".
En este tipo de problemas, el enunciado pide que a partir de la posición en el tablero, y deduciendo qué sucedió en él, "adivine" tal o cual situación.
Para muestra un botón…

En el siguiente diagrama (foto) en el tablero aparece una moneda en lugar de una pieza que se perdió. Sherlock Holmes deduce (bajo apuesta) qué pieza es, demostrándolo con su análisis de lo que tuvo que haber sucedido en la partida para llegar a esa posición.
¿Alguien de ustedes puede saber de que pieza se trata (y decir por qué)?

sherlock-1

La semana que entra les pongo en el blog la solución, y, si tienen oportunidad, consigan alguno de los libros de acertijos lógicos, matemáticos o de problemas ajedrecísticos de Raymond. Será una buena inversión hacerse de uno de ellos…

Foto de Smullyan: "Smullyan" by McTutor History of Mathematics - http://www-history.mcs.st-and.ac.uk/PictDisplay/Smullyan.html. Via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Smullyan.jpeg#mediaviewer/File:Smullyan.jpeg.

16Jul/140

Final “Fin de siècle”

En el libro "Ajedrez Finales Artísticos", de mi amigo MI Guil Russek, encontré este problema clásico. Una composición de 1896, de C. Bayer.
Decidí ponerlo a tono con su época y le ensamblé una pieza de Tárrega. Creo que el efecto es doblemente placentero, ya que la pieza tiene un sabor "chopanesco" con la guitarra que le da un caracter entre genial y despreocupado a la serie de sacrificios del problema.

Russek comenta: El llamado "Problema Inmortal", una obra extraordinaria por sus brillantes sacrificios y sorprendente posición final.

Para iniciar la solución basta un click sobre el tablero. Otro click al final restaura la posición inicial. Hay que encender el sonido del equipo...
Como lo hice en "Flash", la animación no funciona en ipods, ipads o iphones... sorry

Juegan las blancas. Mate en 9.

12Jul/142

Errare humanum est

A veces el cerebro nos juega malas pasadas... no importa lo especializado que esté en algún tema o lo importante de la cabeza que lo hospede...
Tal es el caso de Magnus Carlsen, quien jugando contra Anand en el Campeonato Mundial de partidas Rápidas 2014, auspiciado por la FIDE, cometió un error de los que hacemos en el café...
La manera en que Vishy remata la partida, habla de su gran técnica, porque aún con la pieza que regala Carlsen, los peones blancos son amenazadores.
Los invito a que disfruten la partida desde poquito antes de que el vikingo errara.

Carlsen's BIG Blunder (World Rapid Chess Championship 2014) - YouTube.

Archivado en: Videos 2 Comentarios
12Jul/140

Corre que te alcanzo

Final artístico

Como siempre, hay que tratar de resolverlo sin mirar la solución. Pero como en todo arte para diletantes, proporciona gozo simplemente observar su desarrollo.
¡Que lo disfruten tanto como yo!

Mueven las blancas y ganan.

12Jul/141

Entrevista a los padres de Carlsen

Recientemente apareció un artículo algo diferente a los comunes dedicados al Campeón Mundial de Ajedrez. Se trata de una entrevista realizada por Alex Clark y aparecida en The Wall Street Journal y que traduje para este blog...

carlsen

por Alex Clark

¿Cómo descubres a un niño prodigio en ajedrez? ¿Hay un momento quizás, en el que hace una jugada profundamente brillante sacada de la nada, o pega carteles de Bobby Fischer o de Garry Kasparov en su recámara cuando todo queda claro? Bueno, pues no fue así como sucedió para Henrik Carlsen y Sigrun Øen, padres de Magnus Carlsen, de 23 años, el noruego que llegó a obtener el título de GM (Gran Maestro, clasificación otorgada por la FIDE a un jugador, basado en su desempeño en torneos de alta dificultad) a los 13 años y el más joven número 1 de la historia a los 19 y cuyo máximo rating en la Federación Mundial de Ajedrez (FIDE) ha sido el más alto de la historia (2862). En noviembre pasado, Carlsen derrotó a Viswanathan Anand para convertirse en Campeón Mundial de Ajedrez, un título que deberá defender contra Anand este mismo año en una localidad aún no definida, posiblemente Noruega.

El camino de Carlsen en el ajedrez tomó un poco más de tiempo del que sus subsecuentes éxitos estelares podrían sugerir. Henrik, de 52, él mismo un hábil jugador de ajedrez, recuerda enseñarle el juego de ajedrez a su hija mayor, Ellen, ahora de 25, cuando su hijo cumplía los 5. Pero después de un mes o dos, dice Henrik, "Me di por vencido, básicamente en el sentido de que continuamos jugando ajedrez ocasionalmente, pero no tenía ninguna expectativa ambiciosa." Él sabía que jugadores legendarios tales como Capablanca y Kasparov habían comprendido el juego  - y tronando los dedos dice- "así nomás."  Magnus y su hermana, dice él, "aprendieron las reglas rápidamente y podían capturar una pieza, pero poner a trabajar juntas dos o más piezas, que es de lo que se trata el ajedrez, esa visión espacial tomó mucho tiempo."

Por esa época, Henrik se reconcilió con el hecho de que el ajedrez sería simplemente un pasatiempo familiar disfrutable. "Me dije, OK, definitivamente no son genios, pero no importa. Porque, quiero decir, amamos a nuestros hijos. El ajedrez era algo que podíamos hacer juntos, solo como hobby, como jugar cartas o cualquier otra cosa."  Mientras tanto, había signos de que Magnus tenía la aptitud y la determinación para desempeñar proezas mentales impresionantes. Sigrun, de 51, recuerda a su hijo sentado por horas con rompecabezas o armando avanzados modelos de Lego, trabajando pacientementea través de páginas y páginas de instructivos pensados para niños una década mayores que él. "Tenía la habilidad para sentarse por muy largo rato , aún cuando era muy pequeño", recuerda ella.

 Esta cualidad ha contribuido en no poca medida a su éxito; los comentaristas de ajedrez han puesto atención en su habilidad para doblegar oponentes, esperar pacientemente hasta que hagan el más mínimo error. Magnus mismo dice que es un jugador agresivo pero que la audacia no siempre es lo que se necesita. "Cuando juegas contra los mejores del mundo, ellos ven a través de tus planes, y no puedes ganar con un ataque a capa y espada todas las veces." dice él. "Solo tienes que tomar lo que hay"

 Sus padres están ansiosos de apuntar que él no era obvio que aprendiera más rápido que sus hermanas (Magnus tiene también dos hermanas menores, Ingrid, de 20 y Signe, de 17) sino que simplemente continuaba en lo suyo, enfocando su atención en un objetivo específico, como en las marcas de los automóviles, hasta que lo dominaba. 

Cuando le pregunté a Magnus de su habilidad infantil, contestó simplemente: "No sabía particularmente si era bueno en eso o no, simplemente trataba de hacerlo".

 Entonces vino un cambio repentino. Justo cuando Magnus cumplió 8 años, dice Henrik, "Ellen de pronto comprendió lo suficiente como para hacerme interesante jugar contra ella." Magnus podía sentarse a verlos y eventualmente jugar. El dilema de Henrik era que si adoptaba en el juego una estrategia pobre, sus hijos no aprenderían nada, pero tampoco quería descorazonarlos, así que comenzó a jugar con recursos limitados —solo su rey y un peón— lentamente agregando piezas conforme aprendían. El interés de Magnus comenzó a crecer, aunque Henrik sostiene que "solo quería derrotar a su hermana"  ¿Tenía un espíritu competitivo desde muy pequeño? "Sí, absolutamente", dice Sigrun, "Aún lo tiene" ¿Más competitivo que sus hermanas? "Absolutamente" Ríe y le hace gestos a su marido. "Lo sacó de él, no de mi!"

 Pronto estuvo entrando y rápidamente ganando en torneos. En casa, durante la cena, comenzó a sentarse aparte de su familia, así podía estudiar su tablero mientras comía. "Estaba en el mismo cuarto," recuerda Sigrun, "así que podíamos hablar con él si el quería; él podía escuchar de lo que estábamos hablando si quería unirse a la conversación. A pesar de sus cenas poco ortodoxas, eran, y siguen siendo, una familia unida.

 Hay un lazo particular entre padre e hijo, forjado a través de su mutuo amor por el ajedrez. Cuando Magnus tenía 12, Henrik tomo un año de ausencia separándose de su trabajo (ha pasado los años recientes balanceándose entre su trabajo como consultor petrolero y manejando los asuntos de Magnus) y sacó a los hijos de la escuela para poder viajar juntos por Europa, una experiencia que Magnus recuerda como "más útil que haberse quedado en la escuela ese año." Ahora, dice, se da cuenta de que cierta semejanza familiar se está desarrollando. "Creo que me estoy volviendo más como mi padre en cierto sentido," dice, riendo. "Estoy contando los mismos chistes malos!" Muchos hijos se encuentran a si mismos diciendo lo mismo, pero en el caso de Carlsen existe otra dimensión. "Cada vez que pierdo," cuenta Magnus, "generalmente quiero estar solo, imagínate. Un par de veces había perdido y me había estado quejando con mi padre de eso, y me dice, 'Solo levántate y deja de lloriquear' . Creo que es el mejor consejo que me han dado nunca".

 Sigrun, una ingeniero igual que su esposo, no juega ajedrez, aunque ha comenzado a picarle a una app que te permite probar tu pericia contra el campeón en varioas etapas de su carrera. Ella se describe como introvertida y le disgusta la atención que la celebridad de Magnus ha despertado, particularmente cuando la gente se le acerca en la calle. Esto pasa más a menudo desde que Magnus está modelando ropa para la marca G-Star Raw cuya más reciente campaña lo utiliza a é con la modelo y actriz británica Lily Cole. (Henrik recuerda la reacción de las hermanas de Magnus cuando su carrera giró hacia el modelaje : " Obtuvo mucho crédito por eso. Ellas pensaron, OK, ahora si se ve que va a alguna parte!"

 Aunque Sigrun insiste que ella no es admiradora por toda la atención que hay sobre Magnus ("en realidad no pienso mucho en él como campeón mundial de ajedrez," dice, "porque es mi hijo"), ella tuvo que romper una barrera emocional cuando él tenía 9 años y comenzó a competir regularmente. Mientras lo miraba jugar en un match todo lo que podía ver Sigrun era un pequeño niño que parecía infeliz, encorvado sobre un tablero como si estuviese luchando. Naturalmente, lo que quería ella era llevárselo a casa. Después le preguntaba si el encuentro había sido doloroso para él. Él la miraba sorprendido y sin comprender. No, respondía, él se había divertido mucho y simplemente estaba perdido en sus pensamientos. Ahora, dice Sigrun, "Solo quiero que sea feliz. Mientras sea feliz que haga lo que quiera."

El artículo en inglés se encuentra en

http://online.wsj.com/articles/the-parents-of-magnus-carlsen-on-raising-the-worlds-best-chess-player-1403807188?tesla=y

Archivado en: Artículos 1 Comentario