Ajedrez Caballeros del Tablero
14Dic/20Off

Partidas de Carlos Torre Repetto

El malogrado ajedrecista mexicano, Carlos Torre Repetto ha sido el máximo exponente del ajedrez mexicano a nivel internacional, y fue considerado en su época como serio aspirante al título mundial. Su nivel ajedrecístico tenía las alturas suficientes como para enfrentar a Capablanca, a Lasker, a Reshevsky o a Marsall y en general a todos los jugadores de élite de los años 20 del siglo pasado. Fue un cometa luminoso que con su juego creativo y decidido y sus grandes dotes de cálculo brilló solo por unos años antes de que una enfermedad nerviosa le impidiera seguir su meteórica carrera en el ajedrez. Varias generaciones tuvieron el gusto de tratar con este personaje pintoresco dotado con todas las excentricidades del genio y que además estaba pleno de afabilidad, siempre presto para aconsejar a quien se acercara a él y con un proverbial buen corazón y buena empatía con los menesterosos. De hecho llevó casi una vida siendo uno de ellos, por decisión y por carácter.
Norberto Vela nos ha proporcionado una colección de sus partidas, misma que ahora coloco aquí para disfrute de quienes deseen constatar la genialidad del  yucateco, que dicho sea de paso, fue el primer mexicano en obtener el título de Gran Maestro, otorgado Honoris Causa y Post Mortem ya que en su época no existían los títulos de la FIDE.
Como siempre, arriba del tablero hay una botón para escoger la partida que se desee.


La taza y el poster de arriba están a la venta en

BazarLuxAeterna

14Dic/20Off

El Caballo Ajeno…

Hace unos días, en el grupo de Whatsapp de CDTs coloqué otro problema de análisis retrospectivo del genio de Raymond Smullyan.
Va aquí la solución.


El enunciado reza:
"En este tablero alguien puso un caballo de otro juego de piezas. Como hay 8 peones, es ilegal la posición.
¿Cuál de los tres caballos es el que se colocó extra?
Las negras pueden enrocar aún y el rey blanco no ha movido., por si se preguntan."
En el libro de Smullyan la narrativa cambia, ya que el escenario es un lugar fantasioso en una Arabia de las mil y una noches donde se desarrollan relatos con el mítico Haroun Al Rashid y su visir. El enunciado que puse elimina esa escenografía de ensueño.
He aquí el desarrollo del análisis:

Las blancas tienen quince piezas reales sobre el tablero y les falta la dama. A las negras les falta una dama, el peón de g7 y la torre de la dama; esta última fue comida en a7, a8 ó b8, y la dama blanca corrió la misma suerte en b6. Antes de ello, el peón c3 comió para dejarla salir (el rey no ha movido). ¿Qué comió el peón en c3? No la dama negra, debido a que no pudo salir antes de comerse la dama blanca en b6; y tampoco la torre de la dama negra, ni el peón de g7 que no tenía piezas para comer. Por consiguiente ese peón coronó, recorriendo en línea recta la hilera “g” y coronando en g1; antes de ello el peón h3 debió comer una vez. Debido a que a las negras sólo les faltan dos piezas que pudieron ser comidas por peones (la torre de la dama no podía ser), a que la dama es una de ellas y a que no la comieron en c3, luego, la comieron en h3. En consecuencia la captura c3 tuvo lugar antes de la de h3 (para dejar salir a la dama blanca, que fue capturada en b6 para dejar salir a la dama negra), y en consecuencia antes que coronara el peón de g7; es decir, en c3 se comió una pieza original. La pieza negra promovida está en este momento sobre el tablero porque si la hubieran comido, ésta sumada a las capturas de c3, h3 y la torre de la dama negra, excedería en uno el número de capturas necesarias. ¿Cuál es la pieza negra promovida? No la torre h8 porque las negras pueden enrocar; tampoco puede ser un caballo, porque una de esas características en gl no hubiera podido escapar a través de h3 donde ya estaba el peón, ni a través de f3 donde hubiera dado jaque al rey, obligándolo a mover; debe ser por lo tanto el alfil g7, que promovió en g1; para escapar de allí, en primer lugar debió moverse el peón de g2 (ahora en f3), de todo lo que concluimos que los peones e2, f3 y h3 permanecieron todo el tiempo en los mismos lugares desde el escape del alfil; de ahí que el caballo g1, si fuera real, nunca podría haber llegado hasta allí.

La solución es pues, que este caballo g1 es la pieza de otro ajedrez que se colocó resultando en una posición ilegal .

Para más informes sobre Smullyan, visite estos artículos publicados aquí con anterioridad.

(Nota: en esa liga aparece también este último "post",y debajo otros relacionados)