Ajedrez Caballeros del Tablero
22Jul/160

Ajedrez Espresso 2

Carlos Torre vs. Edwin Adams

Una miniatura más, ahora del malogrado genio mexicano Carlos Torre Repetto, el único GM de México que aspiró a un título mundial y que, al igual que la meteórica carrera de Morphy, se dió el lujo de derrotar a las luminarias de la época en un cortísimo periplo de solo unos 5 años.
La mayor parte de las partidas de Torre se han perdido, y solo nos queda escasamente un centenar de ellas, recuperadas de papeles de sus familiares y del arduo trabajo de investigadores mexicanos.
La siguiente partida, jugada por Carlos a sus 15 años, denota una capacidad táctica natural. Otra partida de Torre jugada contra el mismo adversario, quien fue su entrendor por aquellos años, se ha hecho más famosa que esta que presento, por una persecución a la dama intentando sacrificar a la otra durante más de 5 jugadas. De esa partida se ha dicho que fue una composición de Torre como regalo a su maestro y amigo. En algunos libros se da por vencedor a Torre en esa partida, y en otros a Adams. No hay testigos de ella.
En la que veremos a continuación, es Torre quien lleva las blancas, y la combinación es digna de aparecer en cualquier antología.

16Jul/160

Ajedrez Espresso

De vez en vez publicaré una partida corta en YouTube, que podrá ser revisada en solo unos minutos.
Para aquellos que se interesen en un análisis más profundo de la partida, encontrarán en este blog un tablero electrónico con las variantes.
En este estreno, veremos una partida de Bobby Fischer jugada contra Reuben Fine, en NY 1963, y que aparece en el libro de culto "Mis 60 partidas memorables"

TRATAMIENTO DE SHOCK  
Fine, que llegó a ser uno de los mejores jugadores del mundo, dejó el ajedrez en la cúspide de su carrera (1945) para convertirse en un psicoanalista profesional, pero nunca perdió el amor por nuestro juego y muy poco de su habilidad de entonces.  "La siguiente es una de las siete u ocho partidas amistosas que jugamos en su casa de New York, y en cuanto a mi concierne, pude observar que mantenía su nivel de juego prácticamente como en el de sus mejores días". (Fischer).  Aquí, apartándose por primera vez de su querida Española, Fischer emplea el dudoso gambito del capitán Evans, creado hace un siglo. Aunque autor de varios manuales de aperturas, Fine acusa su falta de entrenamiento y es atrapado por un remolino del que nunca podrá escapar. Fischer, finalmente, remata con brillantez la partida, en diecisiete jugadas.