Ajedrez Caballeros del Tablero
20Abr/171

Fauna ajedrecística del cyberespacio

tablero3animado

 

La fauna variopinta no es únicamente característica de los torneos OTB (over the board, esto es, “en vivo”), sino que existe en su variante cyber.
Después de mucho deambular por esos pagos, uno se topa más temprano que tarde con un sinúmero de entidades de comportamiento peculiar.
Sin ser exhaustivo, les presento una colección de personalidades que seguramente han cruzado por su camino:

Retador Serial. No lo para nada. Jugará una secuencia interminable de partidas contra el mismo oponente y a no ser que su mujer le desconecte el modem o le derrame la miel de los hot-cakes del desayuno sobre el tablero teclado (a las 9 pm), no se detendrá. El peor espécimen de esa cepa juega … ¡series de series!

Desconexo.(Conejus desconector) Compulsivo del AltF4, a la menor provocación (obtener una posición inferior, perder una pieza, estar a una de mate, quedarse con 5 segundos en el reloj) se desconecta. Los hay taimados que analizan la partida antes de reconectar (si creen que tienen posibilidades) o los hay simplemente coléricos que no aceptan que “un homúnculo inferior” les gane una partida…Los más execrables son los que lo hacen por conservar el rating.

Reactor (síndrome de la última frase). Este animalito es como un resorte predecible. No tolera que alguien le conteste a una de sus majaderías. A la velocidad del rayo, y casi con el mismo estruendo, responde con cualquier frase que tenga algo mordaz contra su oponente. Se puede uno pasar la noche haciéndolos repelar. Algunos tienen una capacidad de un terabyte para guardar frases que utilizan en sus diarias discusiones. Las más de las veces el “dialogo” lo dispara un sentimiento de desamparo ante la pérdida de una partida. Como si con frases justificara su derrota… eso sí, jamás se quedará con una flecha en el carcaj.

Remachador. Maníaco del rematch inmediato. Este pobre necesita un psicólogo de cabecera. No soporta perder, por lo que inmediatamente solicita un “rematch”. Dada la velocidad con que lo exige, se deduce que tiene un botón exclusivamente para eso. No acepta un “no gracias”. Seguirá molestando 5 o 6 veces, y por lo regular adereza sus peticiones con sugerentes exhortaciones como “eres un gallina”, “eres un subnormal con suerte” y lindezas similares. Se desaparece tan pronto gana una más que el oponente.

Irritador profesional. Recuerdan al típico fifí de barrio cuya única arma psicológica es tratar de sacar de sus casillas a alguien picándole la cresta? Este ejemplar posee el don de descubrir a los pobres oponentes de mecha corta, que se enfurecen rápidamente. Tiene la capacidad de rastrear el tema que más moleste al oponente. Para ello utiliza “buscapiés”. Lanza todo tipo de temas hasta que da con uno que sulfura a su víctima… y entonces no lo suelta. Antes, durante y después de la partida lo acosará con frases-puya.

Paranoico del engine. Con síndrome de persecución, está convencido que sus oponentes utilizan software para ganarle.

Evasor de estorbos. Cada vez que pierde con alguien, lo pone en su lista de “no play”. Le gusta el camino plano.

Maniaco del score. Lleva la cuenta de partidas jugadas contra cada miembro de ICC. No duda en exigir un rematch si pierde una partida y el score no le es favorable. Es de memoria elefántica… para el score, no para las variantes.

Amable profesional. “Buenas tardes”, “handshake”, “Good move!”, “Awesome!” “Thanks for playing me”,”you deserve winning the game”, “Usted es mejor que yo, solo tuve suerte en esta”. Un ente raro en ICC, pero va más allá del comportamiento normal y… empalaga

Emisor no receptor. Tiene puesta la variable “Quiet” No recibe tells mientras juega. Peeeero acosa a su oponente con molestas frases distractoras. Inmediatamente despuesde terminar la partida inicia otra con cualquiera que este a la mano. Es casi imposible enviarle un “tell” de queja. No lee jamás los mensajes.

Charro jalicience. “Pierdo pero arrebato”. Tiene el mal hábito de dejar correr el tiempo sin jugar, cuando se encuentra a una del mate. Puede durar más de 10 minutos sin jugar esperando que caiga la bandera. (”Estoy empleando MI tiempo. Tengo derecho”). Qué les puedo decir…

Costal de mañas. Recursos inagotables… para sacar de quicio al rival. No duda en regalar tres piezas para atrasar un mate, ofrecer tablas en posicion perdida y en el tiempo del oponente, envía un tell privado con un insulto disfrazado de ateriscos, etc. Los hay sutiles, que hacen jugadas geniales que se sacan de la manga en posiciones aparentemente sin remedio… pero desafortunadamente son los menos. Lo normal es que emplean cualquier tipo de táctica extra-ajedrecística para ganar una partida.

Cuenta poseída. Exorcismo necesario… La cuenta de este poseso la ha tomado un espíritu chocarrero (casi siempre de alto rating) y actúa sorpresivamente de manera contraria a los hábitos del usuario en estado normal. Cada vez que el rating baja peligrosamente, aparece el espíritu y se compone el rating …

Maniaco del rapidito. Se conecta a ICC desde el trabajo, juega una partida de un minuto y desconecta sea cual sea el resultado.

Lagartija. Experto en hacer que su máquina caiga repentinamente en un estado ralentizado, por lo regular justo cuando se queda sin tiempo, y logra sacar de sus casillas literalmente a su oponente. No es que obtenga ventaja de tiempo, lo que logra es distraer al contrario, porque es incómodo estar al pendiente del regreso de su reloj.Lo más común es que inicia la descarga de un archivo masivo en su sistema, lo que hace que el procesador no envíe la señal al mismo ritmo que al inicio de partida. Lag-lag-lag-lagartija.

Creyente. Espera siempre un milagro. Su lema: “Si yo hice blunder tú puedes hacer uno también”. Jugará esa partida hasta que su rey desnudo quede atrapado al borde del tablero ante la mirada atónita de dos torres, tres damas, dos caballos… de color contrario

Supersticioso. “Tuviste suerte”, “Me levanté con el pie izquierdo”, “Comencé la partida al minuto 13″, “Encontraste la única salvadora de puro churro”

Electrocardiograma. Nunca se sabe como jugará. Puede ser genial y descubrir combinaciones que están más allá del horizonte de rybka… o puede regalarte 10 partidas con errores infantiles. Su rating se comporta mes a mes como el gráfico de los cardiólogos.

Odiosito. Su juego es impecable. Tiene un conocimiento enorme de la teoría. Posee una memoria privilegiada. Tiene una suerte inaudita. Sería un ídolo de no ser porque se la pasa poniendo en evidencia la debilidad del rival, se burla del que pierde contra él, no resiste señalar las diez jugadas ganadoras que tenía además de la que hizo y de paso lo hace como perdonándole la vida al infeliz con el que se digna hablar.

Para otra ocasión las demás.


Actualización

Había dejado sin copiar unas definiciones más para esta entrega. las pongo:

Advenedizo del séptimo día.
Se las arregla para conseguir una cuenta gratis cada semana.

Multinick. Transtorno de personalidad múltiple.Cree que cambiando el nombre de usuario se convierte en otra persona. Los hay sofisticados, con cuaderno de apuntes al lado y un perfil de la personalidad que representa con cada nickname. El asunto es que siempre le delatan sus fobias y manías. Caso perdido.

Escalador. Usando engines y equipo sofisticado para llegar a la cima… pura ortopedia como diría Felipillo.

Preguntón. Antes de saludar ya hizo tres preguntas (curiosamente las mismas) en el canal, jamás da las gracias y nunca se toma la molestia de recordar un comando… al fin que hay alguien que le dirá que hacer.

Ultra. La ideología es lo de menos. Este personaje vive in extremis. Lo mismo da si es rojo blanco, religioso o ateo, sus opiniones no conocen medias tintas. El pensamiento mínimamente escéptico es desconocido por este personaje que opinará como si su palabra fuese la verdad absoluta. Si tiene un favorito en ajedrez, los demás no son nada. Si tiene una apertura que le gusta, las demás son basura.

Buscapleito. Su pasión es, como el gallero, amarrar navajas. Es trashumante de chats en la internet. Solo conecta para armar un “buen pleito”. Lo mismo tira para el norte que para el sur. Un día defiende el ateismo, y al siguiente es religioso contumaz. Al igual que el irritador, utiliza “buscapiés” para iniciar un polvorín. Lo más sencillo para evitar caer en su lío es fingir que es transparente. No completa las 6 partidas por mes.

Patán de 5a. Patanes los hay de varias categorías, pero comienzan a ser insufribles a partir de la quinta. Típicamente cree que su físico está seguro porque a través de internet nadie le puede achatar la nariz. Gracias a ello se siente con la valentía suficiente de despreciar majaderamente por cualquier razón: raza, credo nacionalidad, preferencia sexual grado de conocimiento ajedrecístico, gusto musical etc. De vez en vez aparece una piedrita de esas en el camino.

Bueno, la verdad que cualquiera pensaría que hay más paja que grama en el ciberespacio, pero es todo lo contrario. Abunda la buena gente con un trato amable y sincero. Se da fácil la amistad y las más de las veces se la pasa uno muy a gusto. Ya hablaré de esas personalidades después…

Comentarios (1) Trackbacks (0)
  1. Yo por eso ya no juego en línea…jeje.
    Buena ckasificación.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.