Ajedrez Caballeros del Tablero
15Abr/21Off

Final de Cheron revisado

En los glamorosos 80's compré un libro de ajedrez delicioso que me dió muchos momentos agradables cada vez que lo consultaba. Se trata de "Oxford Companion to Chess" de David Hooper y Kenneth Whyld. Existe ahora una segunda edición. Es una enciclopedia en un tomo, similar a la de Golombek que trata cada tema relacionado con el ajedrez a manera de entradas tipo diccionario.

En una de las entradas no podía faltar Andre Cheron, el teórico de finales cuyo trabajo es de culto en el mudo de los enterados en finales de partida.

Cito la entrada en el Oxford Companion:

Andre Cheron (Foto de Wikipedia)

CHERON, ANDRE (1895-1980), jugador, analista y compositor francés, Juez Internacional de Composiciones de Ajedrez (1957), Máster Internacional de Composiciones de Ajedrez (1959). Campeón de ajedrez de Francia en 1926, 1927 y 1929, jugó para su país en la Olimpiada de Londres de 1927. En su juventud se trasladó a los Alpes suizos debido a su frágil salud y desde entonces dedicó la mayor parte de su tiempo a estudiar el juego. Compuso tanto estudios como problemas pero sobre todo investigó el final básico. La segunda edición de un tratado de cuatro volúmenes, Lehr und Handbuch der End- spiele (1969-1971), fue la culminación de muchos años de trabajo. Su objetivo era presentar toda la información conocida sobre el final básico junto con una selección de los mejores estudios relacionados con esta fase. Se basó en muchas fuentes y añadió, sin excesiva modestia, una considerable contribución propia. El trabajo es lectura imprescindible para los estudiantes del final de partida.

En la otra referencia fundamental en teoría de finales, dedicada solo a peones, escrita por Maizelis, los ejemplos tomados de la obra de Cheron son muchísimos.

El tema que me interesa comentar es sobre un final que el Oxford Companion imprime en la entrada de Cheron, y que les mostraré más adelante.
El enunciado idica que Cheron fue el primero en darse cuenta que ciertos finales se pueden ganar solo si la regla de las 50 jugadas se elimina. Y eso es cierto como lo han demostrado las famosas tablas de finales Nalimov y las Lomonosov... pero en el ejemplo que ponen no funciona para demostrar el aserto. El análisis de Cheron era suficiente para los jugadores de la época y el conocimiento teórico que se tenía sobre algunos finales no había cambiado aún llegados los años 80. No sucede así después de la llegada de los monstruos de silicio, que han desmentido afirmaciones, corregido estudios, y mostrando algunos errores de concepción de aperturas que han obligado a los jugadores a ser más cuidadosos en lo de creer lo que digan los autores, sobre todo en nuestro ajedrez, dadas las enormes complicaciones y la escala de sus posibilidades.
En el diagrama que sigue, Cheron da una solución para la Victoria de las blancas que, según él, no se puede obtener sin eliminar la regla de las 50 jugadas.

Resulta que no es así. Las tablas Nalimov dan soluciones varias para tomar el peón antes de la jugada 50, sin menoscabo de la ventaja, lo que daría lugar a que la contabilidad para declarar tablas por 50 jugadas debe comenzar desde 0 otra vez.
(En el capítulo 9 del reglamento FIDE indica que
9.3 La partida es tablas, bajo una correcta reclamación del jugador que está en juego, si:
9.3.1 escribe en su planilla su movimiento, que no puede ser cambiado, y declara al árbitro su intención de realizarla, lo que dará lugar a que, en los últimos 50 movimientos por cada jugador no se hayan realizado movimientos de peón ni capturas; o
9.3.2 se hayan completado los últimos 50 movimientos de cada jugador sin movimientos de peón ni capturas.

En la posición de Cheron, en la jugada 40, las tablas Nalimov se las arreglan para tomar el peón sin menoscabo de la ventaja.

Como veremos, la complejidad de la posición con tantas posibilidades geométricas es tal que ni aún a expertos en finales, acostumbrados a examinar concienzudamente las variantes pueden afirmar sin ayuda de cómputo preciso la corrección de sus análisis.

He aquí la posición de marras...

En el ajedrez de competencia en nuestros días, los finales tienden a dejarse de lado en la preparación del ajedrecista promedio, dado que por los ritmos actuales en torneos, las partidas se deciden en el medio juego o por especulación de tiempo y no por conocimiento teórico o por capacidad de resolver complejidades de los finales. Pero es obvio que mientras más preparado se está en esa fase de la partida, más posibilidades de maniobrar correctamente  o de tomar decisiones en cuanto a la cantidad de piezas o la estructura de nuestros peones se refiere.

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Lo sentimos, los comentarios están cerrados por ahora.

Trackbacks deshabilitados.