Ajedrez Caballeros del Tablero
11Oct/180

Las mieles del juego sin errores

Hace cerca de 10 años que escribí, en otro blog, este artículo. Espero que guste a quienes no lo conozcan:

A finales de los 70’s apareció en la revista mexicana “Tiempo” un artículo del MI Kenneth Frey, que en aquel entonces era el jugador mexicano más exitoso desde los tiempos de Torre Repetto (Frey es ahora uno de los más fuertes GM de ajedrez por correspondencia). Dicho artículo, del que no tengo ya copia alguna, hablaba de una partida entre dos olvidados jugadores en 1870, en la ciudad de Viena. Según recuerdo, el tema del artículo de marras era que el juego de ambos bandos había seguido un curso basado en el sentido común y en la premisa de que, sin errores, la conclusión es que no se debe perder. Creo que el título era algo así como “la partida perfecta” o “sin errores”. Es una miniatura que me mostró a la ciega un buen amigo de aquellos días, Cesar Tort, de regreso a casa en un taxi compartido después de un torneo. Llegando a casa la puse en el tablero y corroboré los análisis que, según me me había contado Cesar, había leído en el metro en la susodicha revista.
Muchos años más tarde me vino a la mente la partida y la busqué en la mega-base. Ahora la analicé con Rybka y me doy cuenta que ha soportado el paso del tiempo ya que básicamente no tiene desperdicio, ambos jugadores hicieron lo correcto y el blanco siguió con buen juicio una línea pragmática (teniendo según Rybka una oportunidad de mejorar, pero prefirió no meterse en juego poco claro) y que lleva a unas increíbles tablas después de aventurar a su rey en un larguísimo viaje hasta la sexta línea, dejando a su país de origen en lontananza. Para haber sido una partida jugada en una época en que las posibilidades de profundidad de análisis y la fuerza táctica de los motores de silicio actuales era inimaginable, me sorprende la corrección y sobre todo la decisión con que fue jugada.
Les muestro la partida y después les comento algunos aspectos interesantes que descubrí mientras la buscaba…

Cuando puse la posición de sacrificio de alfil en el chessbase, el resultado de la búsqueda me dió inmediatamente la partida de 1870, pero también me presentó 12 partidas más con resultado de tablas . Pensé que a alguien más se le habría ocurrido el sacrificio en la apertura vienesa (es paradójico que fuese jugada en Viena 🙂 ) así que revisé las partidas que surgieron en la búsqueda, y para mi sorpresa, ¡Todas ellas habían seguido exactamente la secuencia de la de Hampe-Meitner!. Ninguna se desvió con las líneas secundarias (ni el blanco ni el negro). La repetición más moderna y ya con posibilidad de que los jugadores pudiesen haber analizado previamente las variantes con un buen “engine” es de 2003, de unos jugadores argentinos. Me parece muy dudoso que esas partidas hayan sido resueltas en el tablero, porque ninguna presenta la más mínima desviación de la primigenia. La necesaria preparación de la partida en un torneo moderno, indica que es poco probable que los jugadores escojan una línea tan arriesgada sin conocerla, lo que me hace pensar que en todas esas partidas los oponentes conocían la susodicha partida modelo y se limitaron a repasarla burdamente sin empacho, para lograr unas tablas interesantes sin tener que concertarlas en las primeras jugadas, como muchas tablas “de compadre”. Quizá lo desconocido de los nombres de la partida de 1870 aunado a la sencillez de la partida, la hacen candidata para “representarla” si alguien se la encuentra por primera vez. ¿Que piensan?

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.