Ajedrez Caballeros del Tablero
18Jul/151

Lucena, hace 500 años

211202.48d80e41.200x200o.4892b1285ba4

Siempre me ha fascinado como el arte del ajedrez se goza como una obra pictórica o musical. Se puede repetir la obra, cuantas veces se quiera, como una partitura y se perciben en ella sutilísimos manes de épocas tan antiguas que sorprende como ha persistido en la cultura contemporánea, ahora sostenido por la tecnología cibernética y la internet.

De la misma forma en que reconocemos el talento de un compositor excepcional, muerto siglos atrás, podemos reconocer la maestría y la imaginación de un virtuoso del ajedrez... con partituras más antiguas que las que estamos acostumbrados a re-visitar en la música.

Tal es el caso del español Lucena.

La vida de Luis Ramírez de Lucena (1465 - circa 1530), aparentemente judío converso, tiene no pocos detalles enigmáticos. Hay quién hasta asegura que fue quien inspiró el personaje de Calisto, en la archifamosa obra de "La Celestina".
Fué el ajedrecista que escribió el tratado de ajedrez impreso más antiguo que se conserva. "Repetición de amores y arte de ajedrez", publicado en Salamanca, en 1497.

Luis_Ramirez_de_Lucena,_arte_de_ajedrez
 Folio con diagrama de ajedrez del tratado de Lucena.
 Clic para zoom.

Es el primer tratado que define las reglas modernas del ajedrez (aunque también tiene partidas con las reglas antiguas), y es más bien una recopilación del conocimiento ajedrecístico de su época.
No se puede decir que él haya generado ese conocimiento, pero está claro que conocía a la perfección las sutilezas del movimiento de los trebejos, lo que lo hizo uno de los más fuertes jugadores del momento.

Lucena es mayormente conocido por una maniobra de final de torres que ahora lleva su nombre, aunque no aparece en el libro de marras. Ya hablaremos de ella en otro "post".

España era la potencia mundial y jugó parte esencial en la divulgación del ajedrez en Europa. Por aquellos años, Cortés conquistaba Tenochtitlan y América perdía una partida contra la civilización occidental.

Les dejo con una partida jugada en el año de 1515 (!!) en la española Cd. de Huesca, contra un clérigo apellidado Quintana. Gócenla con el azoro de descubrir que muchas ideas en el ajedrez fueron columbradas siglos atrás. Les recomiendo repasarla escuchando música de la época: como esta
o, con un poco de anacronismo, de la película "Todas las mañanas del mundo", con la viola da gamba de Jordi Savall.
La apertura fue una Zaragoza.

Y es que hace unos 500 años, Lucena fue el verdadero pionero del movimiento 1.c3 en esa partida disputada frente al Padre Quintana durante su estancia en el Castillo de Montearagón, (en las cercanías de la ciudad) probablemente en su exilio transpirenaico hacia Francia provocado por el acoso anti-judaico que el Inquisidor Mayor de Zaragoza, Hernando de Montemayor, dispensó a la familia judío-conversa de los Lucena, llegando a procesar a su padre Juan de Lucena y a su hermano Jerónimo hacia 1503, a pesar de que aquel era protonotario y de que había servido en misiones diplomáticas por diversos países al rey Fernando de Aragón.
Tales eran las vicisitudes que se vivían en aquellos ayeres.

Montearagon_thumb
Castillo de Montearagón situado en las afueras de Huesca. 

No se a ustedes, pero a mi me causa emoción repetir en el tablero lo que pasó por la mente de dos hombres hace medio milenio...

Hacer click sobre las jugadas y variantes.
Una vez en la línea, se puede continuar con las flechas del teclado


* Las fotografías han sido tomadas de Wikimedia Commons.

Comentarios (1) Trackbacks (0)
  1. Que interesante historia


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.