Ajedrez Caballeros del Tablero
29Jul/150

Un problema del año 1236

4

Alfonso X "El sabio", tuvo fama de ser un gobernante que se preocupó por cultivar a su pueblo y rodearse de sabios, artistas y músicos. Entre muchísima obra de cultura, tuvo la feliz idea de encargar un libro de juegos, el primero en europa, que contenía instrucciones y partidas para jugar correctamente al ajedrez, los dados y el backgammon.

El nombre del libro, cuyo único ejemplar se encuentra en la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid es "Libro de Juegos" o "Libro de Axedrez, Dados y Tablas", y es una verdadera obra de arte, ilustrado con miniaturas coloreadas y con aplicaciones de hoja de oro.

Para un artículo posterior dejo la reseña del libro y sus contenidos, y una semblanza breve de Alfonso X. Por ahora me interesa mostrarles el primer problema de ajedrez del libro, ya que es el más antiguo que fue puesto en un libro en occidente. Data del año de 1236.

Previo a las explicaciones de las posiciones y reglas del ajedrez y otros juegos, Alfonso X narra un relato con el que explica por que escribe sobre esos juegos.
He aquí la redacción original, en caracteres modernos, y después una traducción mía para aquellos que no les guste leer español del siglo xiii...

Segunt cuenta en las ystorias antiguas en India la mayor ouo un Rey que amaua mucho los sabios & tenielos siempre consigo. & fazieles mucho amenudo razonar sobre los fechos que nascien delas cosas. E destos auie y tres que tenien sennas razones. El uno dizie que mas ualie seso que uentura. Ca el que uiuie por el seso; fazie sus cosas ordenadamientre. & aun que perdiesse; que no auie y culpa. pues que fazie lo quel conuinie. Ell otro dizie que mas ualie uentura que seso. ca si uentura ouiesse de perder o de ganar; que por ningun seso que ouiesse; non podrie estorcer dello. El tercero dizie que era meior qui pudiesse ueuir tomando delo uno & delo al. ca esto era cordura. ca en el seso quanto meior era; tanto auie y mayor cuydado como se pudiesse fazer complidamientre. E otrossi en la uentura quanto mayor era; que tanto auie y mayor peligro por que no es cosa cierta. Mas la cordura derecha era; tomar del seso aquello que entendiesse omne que mas su pro fuesse. & dela uentura guardarse omne de su danno lo mas que pudiesse & ayudarse della en lo que fuesse su pro. 
E desque ouieron dichas sus razones much affincadas;mandoles el Rey quel aduxiesse ende cadauno muestra de prueua daquello que dizien. & dioles plazo; qual le demandaron. & ellos fueron se & cataron sus libros; cadauno segunt su razon. E quando llego el plazo; uinieron cada unos antel Rey con su muestra. 
E el que tenie razon del seso; troxo el acedrex con sus iuegos mostrando que el que mayor seso ouiesse; & estudiesse aperçebudo podrie uencer all otro. 
E el segundo que tenie la razon dela uentura troxo los dados mostrando que no ualie nada el seso si no la uentura. segunt parescie por la suerte llegando el omne por ella a pro o a danno. 
El tercero que dizie que era meior tomar delo uno & delo al; troxo el tablero con sus tablas contadas & puestas en sus casas ordenadamientre. & con sus dados; que las mouiessen pora iugar segunt se muestra en este libro que fabla apartadamientre desto. en que faze entender que por el iuego dellas; que el qui las sopiere bien iogar. que aun que la suerte delos dados le sea contraria; que por su cordura podra iogar con las tablas de manera que esquiuara el danno quel puede uenir por la auentura delos dados.

Mi traducción:
Según cuentan las historias antiguas de la India Mayor, hubo un rey que amaba mucho a los sabios y los tenía siempre a su lado y les hacía razonar a menudo sobre los hechos que surgieren de las cosas. Y de esos sabios había tres que tenían muy buen raciocinio. Uno decía que vale más la inteligencia que la suerte, porque el que vive de su inteligencia hace las cosas ordenadamente y aunque perdiera algo no tendría la culpa porque estaría siempre haciendo lo que conviene.

Otro decía que valía más la suerte que la inteligencia, porque si por fortuna tuviera que ganar o perder, por más inteligencia que tuviera no podría zafarse de eso.

El tercero decía que era mejor que se pudiese vivir tomando de una y otra pues eso era cordura.Porque con la inteligencia cuanta más hubiera y se pusiera cuidado, se podrían hacer las cosas correctamente y también con la suerte mientras más hubiera era mejor, pero también era mayor el peligro, porque no era cosa segura,pero la cordura es cosa derecha.Tomar de la inteligencia aquello que se entendiera que fuera lo más indicado para su bien y cuidarse de la fortuna todo lo que pudiera ser en su daño y ayudarse con ella en lo que fuera para su bien.

Y como dijeron sus razones de manera muy segura, el rey les mandó a que llevara cada uno prueba de lo que decían y les dió el plazo que ellos pidieron y los tres se fueron y consultaron sus libros, cada uno según su idea. Y cuando llegó el plazo vinieron con el rey, cada uno con su muestra.

El que razonaba que era mejor la inteligencia, trajo el ajedrez con sus juegos, probando que el que tuviera mejor inteligencia y estuviera atento podría vencer al otro.

El segundo, que razonaba que era mejor la fortuna, trajo los dados, mostrando que nada valía la inteligencia sino la fortuna, que según aparecía la suerte al hombre llegaba provecho o daño.

El tercero, que decía que era mejor tomar de ambas, trajo el tablero de chaquete (backgammon) con sus trebejos ordenados en sus casillas y sus dados, y que los moviesen para jugar según se muestra en este libro en un apartado en el que hace entender como se juegan, y que el que las supiera jugar bien, aún con que fuese contraria la suerte de los dados, por su cordura podrá jugar de manera que esquivará el daño que pudiese venir por la mala fortuna de los dados.

Ahora el problema más antiguo.

11

Para comprender las jugadas es necesario notar que, aunque el acomodo de las piezas era similar al ajedrez contemporáneo, existían dos diferencias notables. En lugar de la actual Dama, o Reina, abía una pieza llamada Al-Ferza (el visir) que no tenía el gran poder de la actual monarca, Solo podia mover a una casilla adyacente en diagonal, hacia adelante o hacia atrás. Ejemplo: Si situamos la dama en la casilla "c3", solo podría mover a: d4-b4-b2-d2.

Pero hay algo diferente en el movimiento de la Alferza en el Libro de Ajedrez del rey Sabio. En su primer movimiento podía saltar a una tercera casilla, incluso por encima de las piezas como el caballo, pero sin poder capturar ninguna pieza enemiga. Este primer movimiento podía ser en linea recta como la torre o en diagonal como el alfil, pero solo el primer movimiento, por eso cuando un peón coronaba, solo podía convertirse en alferza y podía repetir este "triple salto", pues al fin y al cabo era su primer movimiento.

El Al-Fil (el elefante) movia como las actuales damas, de tres en tres sin tener control sobre la casilla del centro, hubiese o no piezas en ella. El peón al coronar solo podía convertirse en dama y saltar tres casillas en el movimiento siguiente a la coronación. El enroque no existía.

El diseño de las piezas de este diagrama, está basado en aquel del libro de Alfonso X.

piezas-AlfonsoX

Traten de resolver con esas reglas la siguiente posición. Juegan las blancas y las negras para no caer en jaque mate están obligadas a entablar... ¡en 16 jugadas!


Para ver la solución basta con pasar el mouse sobre el diagrama sin hacer clic y dejarlo ahí hasta terminar la animación.

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.